Río Cinca. Embalse de Santa María de Belsué

mp3-Voces en el cauce

En el río Flumen unos niños recorren su cauce aguas arriba del embalse – 0’36”

mp3-Ambiente orillas embalse

Chicharras, tábanos, grillos y diversos pájaros junto a la vegetación de las orillas del embalse – 1’39”

El Flumen metros antes de su parada en el embalse

Sonido del Flumen pocos metros antes de entrar en el embalse de Santa María de Belsué – 1’02”

Huesca Sonora en Vimeo

Fotos


Ver Embalse de Santa María de Belsué en un mapa más grande

El embalse de Santa María de Belsué recoge las aguas del río Flumen desde el año 1931. Se construyó para uso de riego pero las filtraciones del vaso impiden una efectiva regulación del agua embalsada. Dicen que un tal ‘Mairal’ (vecino de la zona) ya les avisó a los ingenieros de que eso pasaría… pero le ridiculizaron; dicen también que durante el tiempo que duró la construcción se lo fue recordando con repetidas coplas pero de nada sirvió. El caso es que se filtra y por ello un kilómetro más abajo hubo que construir el contraembalse de Cienfuens (de sólo 1 hm3 de capacidad) que retiene parte del agua filtrada.

Los niños descubrían asombrados pequeñas badinas que para ellos no lo eran tanto

Su principal función es la de riego y, aunque también se puede pescar, no está muy concurrido. Se encuentra dentro del Parque de la Sierra y Cañones de Guara y está catalogado como Zona Especial para la Protección de Aves, aunque al menos en esta época del año no abundan en demasía. Además en verano o tiempos de sequía no es nada extraño que se vacíe por completo.

Las grabaciones de este enclave las realizamos recorriendo el embalse desde la Chopera de Belsué (agradable sombra en verano por cierto para pasar el día) hasta la cola e incluso un poco más aguas arriba, siguiendo el cauce del Flumen. Fue en este tramo precisamente donde nos encontramos con una familia que seguía el mismo camino pero ellos lo hacían por dentro del cauce; los niños descubrían asombrados pequeñas badinas que para ellos no lo eran tanto.
El día fue caluroso y la chicharra, grillos, tábanos y algunos pájaros que no pudimos ver, cantaban sin descanso entre los árboles y arbustos cercanos a las orillas.

También es muy interesante la obra que el artista portugués Alberto Carneiro construyó en la Chopera de Belsué en 2006 dentro del programa Arte y Naturaleza del CDAN. La representación bajo el título de As árvores florescem em Huesca fue construida con bronce, piedra negra de Calatorao y piedra de Ayerbe.

Tras su paso por Belsué el Flumen sigue su camino hacia el Salto de Roldán y hacia el nuevo Pantano de Montearagón antes de entrar de pleno en la Hoya de Huesca. A comienzos de la primavera de 2013, el caudal no muy lejos de la Ermita de Salas era mayor de lo normal y también nos dejó sonidos e imágenes sugerentes.

Flumen_Chopera_Belsue_002_IMG_8419Flumen_Chopera_Belsue_003_IMG_8422Flumen_Chopera_Belsue_004_IMG_8423Flumen_Chopera_Belsue_005_IMG_8426Flumen_Chopera_Belsue_006_IMG_8432Flumen_Chopera_Belsue_007_IMG_8437Flumen_Chopera_Belsue_008_IMG_8446Flumen_Chopera_Belsue_009_IMG_8448Flumen_Chopera_Belsue_0010_IMG_8453Flumen_Chopera_Belsue_011_IMG_8456Flumen_Chopera_Belsue_012_IMG_8460Flumen_Chopera_Belsue_014_IMG_8466Flumen_Chopera_Belsue_013_IMG_8472


Los comentarios están cerrados.